Las empresas de Bizkaia apuestan por la innovación

Bizkaia es un territorio fértil para la innovación, y sus empresas son una buena muestra de este hecho. Innovar es un valor en sí mismo, que necesita ser puesto en relieve independientemente del contexto económico, la situación coyuntural o las tendencias específicas del mercado.

Según datos de Norabidea, encuesta sobre la importancia de la innovación en las empresas de Bizkaia realizada por la DFB, Barrixe (Observatorio de la Innovación de Bizkaia) y la Cámara de Comercio de Bilbao 6 de cada 10 empresas de Bizkaia han llevado a cabo iniciativas innovadoras en el año 2017 y el 68% de las empresas ha innovado de alguna manera en los cuatro últimos años, ya sea de forma continua o intermitentemente

Si nos atenemos a los ámbitos en los que las empresas han impulsado innovaciones, nos encontramos con que el 40% ha optado por innovar en procesos, el 36% en productos y servicios, el 32% ha aplicado la innovación a la estructura organizativa de su empresa, y el 31% ha apostado por el marketing y la comercialización.

Como vemos, la mayoría de las empresas innovadoras no se limitan a aplicar transformaciones solamente a un área, sino que más bien apuestan por una innovación integral que comprenda varios ámbitos a la vez. Esto se demuestra son datos. Casi el 20% de las empresas dispone de departamento técnico, de I+D+i o de personal con dedicación preferente a la innovación.

Innovar siempre

Otro hecho destacable es que la mitad de las empresas ha decidido no reducir sus objetivos de innovación por la situación económica, y el 42% reconoce que está decidido a acometer procesos de innovación independientemente del contexto económico. Además, casi el 20% de las empresas cuentan con una partida específi­ca en su presupuesto para actividades de innovación.

La innovación es rentable

¿Por qué innovar? Dejando a un lado sus beneficios más generales, las empresas pueden obtener resultados tangibles. Tanto es así, que el 60% de las empresas que han apostado por la innovación manifiesta haber cumplido bastante o totalmente los objetivos o expectativas iniciales.

También, el 80% de las empresas innovadoras ha percibido un impacto alto en alguna área como la mejora de la calidad, el incremento de la facturación, el aumento de información y datos útiles, la reducción del período de respuesta al cliente, el aumento de la flexibilidad productiva, la ampliación de la gama de productos o servicios, la penetración en nuevos mercados, la creación de empleo, o la reducción de los costes de producción.

Todo esto demuestra la efectividad de la apuesta por la innovación. Si este no es el caso de tu empresa, ¿a qué esperas para innovar? En la DFB te lo ponemos fácil. Infórmate en el 94 612 56 00, en nuestra web, o, si lo prefieres, déjanos tu número y te llamamos nosotros.