Innovación en tu empresa: un giro necesario para avanzar

Es complicado para muchas personas adaptarse a las novedades. En los últimos años se han incorporado a nuestra vida una serie de innovaciones tecnológicas como smartphones, cámaras digitales, GPS, correo electrónico, redes sociales…  que han requerido tiempo y aprendizaje por nuestra parte.

El mundo de las empresas no es tampoco ajeno a los cambios. No sólo deben adaptarse a ellos, sino muchas veces adelantarse si no quieren quedarse atrás y perder cuota de negocio o mercado. ¿Parece difícil? En muchas ocasiones sí, lo es, pero hay que animarse y lanzarse a salir de la zona de confort.

No pensemos solo en empresas tecnológicas. Es una situación  en la que se encuentran tanto empresas grandes como pequeñas de cualquier sector. Son muchas las que se han encontrado en un punto de inflexión y han tenido que innovar, dar un giro a sus productos, servicios, modos de producción o mercados. ¿Cómo han reaccionado? Hay mil ejemplos…

Desde las que han visto como su producto se ha quedado obsoleto como los walkman, carretes de fotos, fax…; hasta los que se han encontrado un nuevo nicho de mercado para sus productos, como ropa o calzado especializado que se pone de moda entre el público general, o productos dedicados a la salud o de venta en canales específicos, que se consumen en otros ámbitos o con otros fines.

Todos estos cambios han supuesto un revulsivo al que adaptarse. Y lo han hecho o han fracasado. No podemos aferrarnos al pasado ni acomodarnos. Hay que prestar atención, no tener miedo a innovar y, dentro de lo posible, probar; y si se falla, volver a intentarlo. Con nuestra gente, con gente nueva, cooperando, volviendo al origen, fantaseando con el futuro…

Innovar es avanzar.